cirugía de parpados

¿Qué es la Blefaroplastia?

La blefaroplastia es la cirugía que busca rejuvenecer los párpados mediante la remodelación de los tejidos perioculares. Se realiza fundamentalmente por razones estéticas, pero en algunos casos se realiza únicamente por motivos visuales (blefaroplastia funcional) ya que la caída de la piel de los párpados superiores puede ocasionar una reducción del campo visual.

El proceso de envejecimiento provoca varios cambios en el área periocular. En el párpado superior se caracterizan fundamentalmente por un exceso y descolgamiento de la piel del párpado, que ocasiona una alteración estética pero que en algunos casos provoca también una alteración del campo visual del paciente y fatiga ocular por el peso que el exceso de piel representa para el párpado. Esta es una condición denominada dermatocalasia. Otra condición asociada con el envejecimiento es la presencia de una ptosis palpebral (descenso de los párpados) producida por laxitud de las fibras del músculo elevador del párpado superior.

En el párpado inferior, la laxitud de las estructuras fibrotendinosas que aparece con la edad provoca fundamentalmente dos cambios a nivel palpebral. Por un lado, la grasa orbitaria, que ocupa gran parte de la órbita, se hernia hacia adelante, haciéndose visible en la piel y dando lugar a las coloquialmente conocidas “bolsas”. En segundo lugar, el estiramiento y
descolgamiento de la piel, músculo orbicular y tendones de los párpados dan lugar a arrugas, pliegues y un descenso del párpado inferior. Asimismo pueden producirse de manera asociada al envejecimiento malposiciones palpebrales (habitualmente en forma de ectropión palpebral, es decir, la eversión del borde palpebral, que a su vez produciría una alteración en el drenaje de la lágrima).

El objetivo de la blefaroplastia es devolver al párpado un aspecto más juvenil, manteniendo los rasgos propios de cada persona, manteniendo un aspecto natural, evitando cicatrices visibles y protegiendo la salud ocular. La evolución de las técnicas quirúrgicas en los últimos años ha sido fruto del mejor conocimiento de los procesos de envejecimiento facial.

El cambio más importante ha sido la adopción de técnicas menos invasivas y más conservadoras, buscado una mayor preservación de mayor cantidad de tejido en el párpado con el fin de evitar ojos “vacíos” o esqueletonizados.

La blefaroplastia de párpado superior consiste en la eliminación del exceso de piel y en algunos casos de una parte del músculo orbicular subyacente. Algunos casos requieren también elimina parte del paquete graso interno, pero siempre de forma conservadora. Para esta cirugía se realizan incisiones en los pliegues naturales del párpado, que evitan la visibilidad de las cicatrices.

En la blefaroplastia inferior debemos distinguir entre el tratamiento de las bolsas y el tratamiento de la laxitud y arrugas de la piel.

Las bolsas grasas de los párpados se tratan mediante la reducción o recolocación de las mismas. La reducción de los paquetes grasos suele realizarse en pacientes que tienen unas bolsas muy grandes. En el resto de pacientes puede ser preferible la re colocación de las mismas, usando la propia grasa de paciente para borrar los surcos que existen debajo de las bolsas. En ambos casos, el manejo de las bolsas puede realizarse por vía externa, realizando una incisión en la piel, o por vía interna a través de la conjuntiva (vía transconjuntival). Las ventajas de ésta última son muchas, incluyendo la ausencia de cicatriz visible, una recuperación más rápida y una mayor seguridad ya que existe un acceso más directo a las bolsas por esta vía.

Las complicaciones de la blefaroplastia son raras cuando es realizada por un cirujano experto.
Las más graves e infrecuentes son aquellas que pueden afectar a la visión y a la superficie ocular, la retracción del párpado, o la infección. Estas pueden llegar a ocasionar ojo seco, queratitis y ceguera. Menos graves, aunque más frecuentes, son las ligeras asimetrías, la corrección insuficiente de la piel o las bolsas, o el edema conjuntival.

Información

  • Duración: 1 a 2 horas.
  • Incapacidad: 2 a 3 días.
  • Restricción del Ejercicio:  3 semanas
  • Anestesia: Local, Sedación o General
  • Ambulatoria:  SI

Agendar Cita







Testimoniales

  • Desde el comienzo en la primer consulta me sentí muy a gusto por el profesionalismo y con muchísima amabilidad por parte de todo el equipo de DEPIEL, sentí que fue muy objetiva la valoración y consejo de tratamiento, tanto que no dude e inmediatamente procedí a realizar el pago de la intervención, además me pareció que manejan precios muy cómodos.
    Correo Eléctronico: diroco_1@hotmail.com

    Diana Cortes Castillo.
    Lipólisis Láser.